TRADUCTOR

lunes, 6 de junio de 2016

Salud Actual - Nuevas terapias que puedan aliviar los efectos de las enfermedades cerebrales que causan muerte celular

Foto ilustrativa

Cuando una neurona muere se vuelve tóxica y tiene que ser retirada rápidamente,  para que el cerebro pueda seguir funcionando adecuadamente. De eso se encargarian  las células de microglía, unas células muy especializadas.

Estas microglía tienen muchas prolongaciones con las que se mueven continuamente por el cerebro a la caza de elementos extraños o dañinos guiadas por receptores, sensores capaces de captar la señal que envían las neuronas al morir. Cuando detectan esas señales, se dirigen hacia ellas y se deshacen de las células muertas literalmente devorándolas, en un proceso denominado fagocitosis.

Sin embargo, ese proceso que es muy eficiente en cerebros sanos, en cerebros enfermos no funciona del todo bien, según descubrió un equipo de científicos del Centro vasco de neurociencias Achúcarro. "Se daba por sentado que la fagocitosis funcionaba igual en todos los cerebros, porque es un proceso muy complicado de estudiar ya que ocurre muy rápido. Nosotros hemos descubierto que no es así", destaca Amanda Sierra, investigadora Ikerbasque y autora principal del estudio, cuyas conclusiones se publican en PLOS Biology.

Para resolver ese escollo, los científicos vascos optaron por el método de la "vieja escuela": se armaron de paciencia, se sentaron delante del microscopio y se pasaron horas y horas contando células muertas, fagocitadas, cada microglía cuántas neuronas engullía, etc.

En el caso de los cerebros enfermos, a partir de muestras obtenidas de pacientes con epilepsia del Hospital Universitario Cruces, en Bilbao, y de ratones epilépticos, los investigadores observaron que cuando se producía muerte celular, sólo se activaban algunas células de la microglía y las neuronas muertas se acumulan, lo que causa daños a las células nerviosas vecinas y eso, a su vez, dispara una respuesta inflamatoria que empeora el daño cerebral.

Este descubrimiento abre la puerta a nuevas terapias que puedan aliviar los efectos de las enfermedades cerebrales que causan muerte celular, desde la epilepsia, hasta el Alzheimer, el Parkinson o el infarto. 
sinmordaza.com

No hay comentarios: