TRADUCTOR

sábado, 8 de diciembre de 2018

Una breve reflexión, sobre como nuestro final inevitable, nos ayuda a aprender lo que realmente queremos de la vida.

Resultado de imagen para Una breve reflexión, sobre como  nuestro final inevitable, nos ayuda a aprender lo que realmente queremos de la vida.

Saber lo que realmente queremos en nuestra vida,  en muchas ocasiones parece una encrucijada. Porque pensamos y pensamos sobre las personas que nos rodean y no sobre nuestra mortalidad y Ustedes se preguntaran ¿porque pensar en nuestra muerte? Pensar sobre el final de nuestra vida tiene una forma única de dejar en claro lo qué queremos hacer con él en el tiempo limitado que tenemos. Cuando enfrentamos conscientemente nuestro final inevitable, prestamos más atención a lo que queremos hacer antes de ello.

Piénselo y verán que es cierto: lo que hace que la vida sea tan valiosa es el hecho de que terminará y si no lo recordamos con cierta frecuencia, es muy fácil quedarse atascado y no avanzar.

Les recomiendo leer el libro The Bright Hour, donde la difunta Nina Riggs escribe: 

“Vivir con una enfermedad terminal es como caminar sobre una cuerda floja sobre un abismo increíblemente aterrador. Pero vivir sin una enfermedad terminal también es como caminar sobre un abismo increíblemente aterrador, solo con un poco de niebla o cubierta de nubes que oculta las profundidades un poco más… ”

¨Luchar contra el final de nuestro ser literal tiene una forma única de dejar claro lo que queremos hacer con él en el tiempo limitado que tenemos…¨

Dedicarle un minuto o dos a pensar regularmente en el hecho de que todos moriremos,  algunos de nosotros antes que otros,  también puede ser útil.

Es amor... o simplemente lujuria

Resultado de imagen para amor o lujuria

¿Alguna vez te has preguntado si estabas verdaderamente enamorado o realmente lujurioso? ¿Sabías que el enamoramiento en realidad ocurre con el tiempo y que el viaje desde la atracción inicial al amor romántico profundo es un curso predecible que depende de muchos factores diferentes?

El amor es un sentimiento intenso de afecto hacia otra persona. 

Es una atracción profunda y cariñosa que forma un apego emocional.

Por otro lado, la lujuria es un fuerte deseo de una naturaleza sexual que se basa en la atracción física. 

La lujuria puede transformarse en un profundo amor romántico, pero por lo general toma tiempo.

La Dra. Helen Fisher, una conocida investigadora en el tema del amor romántico, ha identificado tres etapas para enamorarse en su excelente libro ¿Por qué él? ¿Por qué ella?: Cómo encontrar y mantener el amor duradero y su lectura me ha inspirado al escribir este post.

En que etapa estas?

Etapa 1: la lujuria

La lujuria es la primera etapa de enamorarse y es impulsado por el deseo. Las hormonas sexuales juegan un papel importante en esta etapa. Según los expertos, esta etapa puede comenzar de inmediato y puede durar hasta dos años.

Señales de la lujuria:

Estás enfocado en la apariencia física del objeto de tu deseo.

Hay un fuerte deseo de tener relaciones sexuales, pero no conversaciones profundas y emocionales.

Prefieres mantener la relación en un nivel de fantasía, no discutir los sentimientos reales.

Ustedes son amantes, pero no necesariamente amigos.

Etapa 2: Atracción

Esta es la fase donde te golpea el amor, es cuando pasas horas soñando despierto con tu amante; cuando pierdes el sueño o tu apetito. 

Etapa 3: Amor profundo y apego

Cuando una pareja ha llegado a conocerse más allá de la fase de cortejo y pueden ver la personalidad completa de su pareja, incluidas sus fortalezas y debilidades. Cuanto más sexo tiene una pareja, más profundo se vuelve el vínculo. 

Señales de un verdadero amor romántico

Este tipo de amor no es solo una emoción, también es un antojo y hay un fuerte deseo emocional, el impulso de amor es incluso más fuerte que el deseo sexual.

Quieres pasar tiempo de calidad juntos aparte del sexo.

Te pierdes en las conversaciones y te olvidas de las horas que pasan.

Quieres escuchar honestamente los sentimientos de los demás y hacerlos felices.

Él o ella te motivan a ser una mejor persona.

Quieres conocer a su familia y amigos.

No puedes dejar de pensar en esa persona.

En esta etapa, en lugar de existir una división entre el amor y la lujuria, su nuevo camino se encuentra en el equilibrio de los dos: amor comprometido y sexo al rojo vivo, seguridad y emoción, continuidad y novedad, seguridad y aventura, comodidad y pasión. Las parejas más felices son las que pueden mantener un equilibrio entre la lujuria y el amor.

Disfruta el viaje de autodescubrimiento relacionado con alguien a quien deseas. Si la química es correcta, ¡se transformará en amor romántico!

No lo apresures; Permitir que se desarrolle naturalmente. Cuanto más amor, honestidad, pasión y romance a tu propia relación, más fácil será atraer a alguien que quiera compartir esas mismas cualidades.

Los lemmings noruegos. (Lemmus lemmus)

Resultado de imagen para Los lemmings noruegos. (Lemmus lemmus)

El lemmings es un roedor pequeño que se encuentra en o cerca del Círculo Ártico y se cree que está relacionado con campañoles y ratas almizcleras. No hibernan, soportan los duros inviernos árticos, gracias a su pelaje espeso y lo pasan buscando bulbos y brotes que a menudo están enterrados bajo la nieve. 

Los lemmings miden alrededor de 13 a 18 centímetros (5 a 7 pulgadas) de largo y pesan alrededor de 23 a 34 gramos (0.05 a 0.07 libras). Tienen una forma bastante redondeada con un pelaje largo y suave, marrón y negro. Poseen una cola muy corta, un hocico rechoncho y peludo, piernas cortas y orejas pequeñas y además, garra aplanada en el primer dígito de sus patas delanteras, lo que les ayuda a cavar en la nieve. 

Las hembras paren sus crías después de un período de gestación de tres semanas y los bebés pequeños nacen en madrigueras bajo la nieve, lo que ayuda a mantenerlos calientes y alejados del invierno ártico. Pueden parir 7 bebés pequeños que alimenta con su leche hasta que son lo suficientemente grandes y lo suficientemente fuertes como para comenzar a buscar comida por sí mismos.

Viven en sistemas de túneles bajo la nieve en invierno, lo que los protege de los depredadores. Sus madrigueras subterráneas tienen áreas de descanso, baños y cuartos de nidificación y hacen sus nidos con gramíneas, plumas y lanas de buey almizclero. En la primavera, se trasladan a terrenos más altos donde viven en brezales de montaña o en bosques, reproduciéndose continuamente antes de regresar en otoño a la zona alpina.

Son herbívoros con una dieta principal de musgo y hierba. También comen bayas, hojas, brotes, raíces, bulbos y líquenes. Al igual que otros roedores, sus incisivos crecen continuamente, lo que significa que pueden comer alimentos mucho más duros.

Por ser animales comunes y no están en peligro de extinción.