TRADUCTOR

miércoles, 9 de noviembre de 2016

Tu salud al dìa


El embarazo, esa etapa crucial de la vida, supone un desbarajuste total para el interior del cuerpo de la mujer. Para afrontar todas estas alteraciones, para permitir el mejor crecimiento posible del neonato y asegurarle una buena salud una vez nazca, y también para facilitar que la mujer se recupere tras el parto, es indispensable llevar una alimentación equilibrada y específica en cada fase del embarazo. Y es que la alimentación desempeña un papel decisivo. Hay que limitar determinados alimentos, priorizar otros y también recurrir a complementos minero vitamínicos para cubrir las mayores necesidades durante este periodo. El cuerpo está sometido a una dura prueba, con cambios hormonales considerables, un aumento del volumen sanguíneo, el mayor peso del útero que se llega a multiplicar por 20

La vitamina D es esencial, crucial para la salud. Hasta hace muy poco, la falta de vitamina D se asociaba al raquitismo y a problemas de crecimiento en los niños, y poco más. Era una vitamina a la que se daba una importancia relativa, y a casi ningún médico se le pasaba por la cabeza pedir análisis a sus pacientes para medirla de forma rutinaria o pensar que pudiera faltarle a los habitantes de países soleados. De un tiempo a esta parte, las cosas han cambiado radicalmente. La vitamina D está viviendo actualmente una auténtica revolución silenciosa, que transformará como pocas cosas la historia de la salud y la medicina. 

La maca es un regalo que la naturaleza pone a nuestro alcance para combatir la disfunción sexual y mejorar la libido y la fertilidad, tanto en hombres como en mujeres. Gracias a su compleja composición nutricional y su actividad antioxidante (glucosinolatos, esteroles, alcaloides, polifenoles, ácidos grasos, amidas….) se han descrito múltiples aplicaciones terapéuticas naturales que abarcan también la osteoporosis, la hipertrofia benigna de próstata, la menopausia o incluso el estrés y la ansiedad. 

El hígado graso, que se caracteriza por una acumulación excesiva de grasa en el hígado, es una enfermedad muy extendida (se estima que podría afectar hasta al 40% de la población. De hecho, hasta hace poco, la esteatosis hepática, que es su nombre médico, se asociaba al exceso de alcohol, pero los investigadores han detectado que en una de sus variantes no tiene nada que ver, sino que pueden sufrirla perfectamente quienes no prueban ni una gota y han descubierto más cosas inquietantes: también la sufren los niños (entre el 10 y el 15%) y los adolescentes (casi uno de cada tres), la mayoría de los pacientes no sufre ningún síntoma y, al evolucionar, aumenta el riesgo de cirrosis, insuficiencia hepática y cáncer.
Salud

domingo, 25 de septiembre de 2016

Enfermedades Respiratorias - Sarcoidosis


Es una enfermedad de causa desconocida que se caracteriza por lainflamación de los ganglios linfáticos, los pulmones, el hígado, los ojos, la piel y otros tejidos. En condiciones normales, el sistema inmunitario defiende al organismo de sustancias extrañas o nocivas, enviando, por ejemplo, células especiales.

Estas células liberan sustancias químicas que atraen a su vez a otras células, las cuales tratan de aislar y destruir la sustancia que causa el daño. Normalmente, en este proceso se produce cierta inflamación que suele disminuir a los días junto con el elemento nocivo, desinflamación que no se produce en las personas con sarcoidosis, debido a una agrupación de células del sistema inmunitario, que forman masas llamadas granulomas en distintos órganos del cuerpo.

Por lo general, suele comenzar en los pulmones, la piel o los ganglios linfáticos, especialmente los del tórax. A menudo, esta enfermedad afecta posteriormente a los ojos y al hígado y, en menor grado, al corazón y al cerebro causando complicaciones graves. 

Las causas de la sarcoidosis son desconocidas. Algunos especialistas sostienen que un paciente con determinados genes puede ser más propenso a desarrollar sarcoidosis. Los factores que pueden alimentar esta enfermedad incluyen infecciones por bacterias o virus, además del contacto con polvo u otras sustancias.

En cuanto a la incidencia, es más común en personas afroamericanas que en personas caucásicas de ascendencia escandinava. En lo que respecta a las diferenciaciones por sexos, las mujeres son más propensas a sufrir esta afección que los hombres. El inicio de la enfermedad normalmente se produce entre los 20 y los 40 años de edad y es muy poco frecuente entre los niños pequeños.

Una persona con un pariente consanguíneo cercano que tenga sarcoidosis tiene una probabilidad 5 veces mayor de sufrir la enfermedad. Es posible que no existan síntomas manifiestos, pero en el caso de que se produzcan pueden involucrar casi cualquier parte del cuerpo o sistema. La mayor parte de los pacientes sufren síntomas en el pulmón o en el tórax. Los más frecuentes son:

· Dolor torácico: casi siempre en la zona posterior del esternón.

· Tos seca.

· Dificultad al respirar.

· Tos con sangre: es poco frecuente pero indica un agravamiento de la enfermedad.

· Fatiga.

· Fiebre.

· Dolores articulares: artralgias.

· Pérdida de peso.

· Pérdida del pelo.

· Ulceras cutáneas, rojas y prominentes, que casi siempre se manifiestan en la parte baja de las piernas.

· Erupciones cutáneas.

· Cicatrices que ya se tenían y que se manifiestan inflamadas.

· Dolor de cabeza persistente.

· Convulsiones.

· Debilidad o parálisis en un lado de la cara.

· Ardor.

· Secreción del ojo.


· Picazón.

· Dolor, o en los casos más graves, pérdida de la visión.

· Boca seca.

· Episodios de desmayos si se padecen cardiopatías.

· Hemorragia nasal.

· Hinchazón en la parte superior del abdomen o enfermedad hepática. 

No se puede prevenir la sarcoidosis, ya que en la actualidad se desconoce el desencadenante de la enfermedad. Si tiene familiares que padecen sarcoidosis, el riesgo de desarrollarla es mayor y ligeramente superior en comparación con el resto de la población. En el caso de gemelos monocigóticos, alcanza del 30 al 50 por ciento.
medlineplus.gov

viernes, 16 de septiembre de 2016

Algo mas sobre la salud


Las flores y las plantas son tan caras que se han convertido en un lujo que sólo unos pocos pueden seguir permitiéndose en estos tiempos difíciles. Es una pena, porque un interior con flores proporciona paz y alegría. Lo natural es vivir rodeados de plantas, y no de cemento, pintura, plástico, madera barnizada y aparatos eléctricos. Además, tener plantas y flores en casa es bueno para la salud; algunos tipos de plantas tienen virtudes descontaminantes y contribuyen en gran medida a sanear la atmósfera que respiramos. 

La artrosis es una enfermedad muy extendida que afecta a más del 15% de la población española, unos siete millones de personas. Para la industria farmacéutica, la artrosis ha sido la gallina de los huevos de oro, explotados y sobre-explotada hasta que estalló el escándalo del Vioxx, un medicamento antiinflamatorio recetado contra los dolores producidos por la artrosis y que finalmente fue retirado del mercado el año 2004 por sus peligrosos efectos sobre el corazón.

Cuando usted sufre de artrosis, una o varias articulaciones de su cuerpo están doloridas e inflamadas. Cada pequeño movimiento le hace sufrir, y supone tener que decir adiós a los deportes de pelota, al baile, al esquí o al tenis, por ejemplo. Y ni mencionar otros deportes como el atletismo, el judo, el kárate o el levantamiento de pesas. Algunos pacientes ya no pueden subir ni bajar escaleras. Otros están completamente inmovilizados. Por ello los pacientes han utilizado sistemáticamente durante mucho tiempo medicamentos antiinflamatorios, cortisona y analgésicos químicos contra el dolor.

En un primer momento estos medicamentos funcionan. ¡Milagro! ¡Comprobará que es posible volver a abrir un tarro de mermelada, cascar nueces y hasta ocuparse del jardín! Volverá a descubrir los pequeños placeres de la vida durante varios meses, con suerte incluso varios años. 

La maca es un regalo que la naturaleza pone a nuestro alcance para combatir la disfunción sexual y mejorar la libido y la fertilidad, tanto en hombres como en mujeres. Pero sus virtudes no acaban aquí. Gracias a su compleja composición nutricional y su actividad antioxidante (glucosinolatos, esteroles, alcaloides, polifenoles, ácidos grasos, amidas….) se han descrito múltiples aplicaciones terapéuticas naturales que abarcan también la osteoporosis, la hipertrofia benigna de próstata, la menopausia o incluso el estrés y la ansiedad. 

Muchas enfermedades de las que todos hemos oído hablar, padecemos o conocemos a alguien que las sufre son en realidad enfermedades autoinmunes. Es el caso de la esclerosis múltiple, la enfermedad celíaca, la enfermedad de Crohn, la psoriasis o la diabetes de tipo 1, entre otras muchas. 

En las enfermedades autoinmunes, el sistema inmunitario se ha vuelto literalmente loco. Y en lugar de hacer aquello para lo que está programado (es decir, protegerle frente a las enfermedades e infecciones), lo que hace es atacar por error las células sanas del organismo. A veces destruye órganos concretos (como la glándula tiroides en el caso de la tiroiditis de Hashimoto) y otras afectan a cualquier parte del cuerpo y a varios sistemas a la vez, incluidos varios órganos (como en el caso del lupus o la artritis reumatoide). 

No se conocen del todo las causas, si bien tienen un componente genético. Para tratarlas, los médicos tienden a limitarse a frenar la actividad del sistema inmunitario de sus pacientes a base de medicamentos, como corticoides y antibióticos (agentes para reducir la duplicación celular), que tienen graves efectos secundarios. Pero se “olvidan”, por desconocimiento o porque directamente no creen en ello, de las consideraciones dietéticas.