TRADUCTOR

viernes, 19 de agosto de 2016

El poder de las plantas



Durante milenios, nuestros antepasados recurrieron a los secretos de la naturaleza en busca de remedio y curación. 

Trataban las afecciones cotidianas con infusiones, tinturas madre, decocciones, cataplasmas y ungüentos; todo a base de plantas medicinales. Esta sabiduría se transmitía de generación en generación. 

Sin embargo, todo este conocimiento se ha perdido hoy en día para la mayoría de la gente. 

Por otra parte, nunca hasta ahora la medicina a base de plantas ha conocido un progreso tan rápido como el actual. 

Gracias a las plantas de las regiones más recónditas (la Amazonia, China, Papúa, Nueva Zelanda...), así como a los avances de los métodos de análisis científico, podría decirse que se halla incluso en plena revolución silenciosa. 

Las plantas que curan

Numerosas enfermedades, que actualmente se tratan con medicamentos poco eficaces o incluso peligrosos, podrían curarse mediante la fitoterapia (tratamiento de las enfermedades mediante plantas o sustancias vegetales): 

contra las lumbalgias, esos dolores de espalda a menudo insoportables que son la primera causa de absentismo laboral, tome escrofularia. 

el Ginkgo biloba y el Eleutherococcus senticosus (ginseng siberiano) mejoran el funcionamiento de las neuronas. 

*- El llantén menor es un tratamiento natural de fondo contra el asma. 


*- La melisa mejora la calidad de vida en caso de colon irritable. 

Y lo mismo cabe decir con respecto a numerosas enfermedades muy extendidas: 

*- El alga fucus estimula la tiroides. 

*-- El alerce refuerza el sistema inmunitario y se recomienda tradicionalmente en caso de infecciones recurrentes, sobre todo para las afecciones otorrinolaringológicas (otitis, sinusitis, laringitis...).

*- El desmodium, el cardo mariano y la fumaria reducen los efectos indeseables de los medicamentos químicos sobre el hígado. 

*- El rábano negro, la vellosilla y la cúrcuma protegen los riñones. 

Pero ¿quién le cuenta todo esto a los enfermos? 

*- Los médicos recetan en un 99 % de los casos medicamentos químicos. ¿Recuerda usted la última vez que le recetaron plantas medicinales? 

*- En las facultades de medicina tan solo se estudian un puñado de plantas, cuando miles de ellas tienen propiedades terapéuticas. 

*- ¿Dónde encontrar consejos, cuando sabemos que la mayoría de los farmacéuticos ya no conocen las plantas desde que desaparecieron las fórmulas magistrales en las farmacias y los medicamentos invadieron sus estantes? 

*- Las autoridades sanitarias, por su parte, pretenden que sólo se puedan adquirir productos a base de plantas medicinales en las farmacias. Además, sólo está autorizada su venta sin hacer referencia a propiedades terapéuticas, diagnósticas o preventivas. 

De ese modo, está prohibido señalar expresamente que el hinojo ayuda a la digestión, que el tomillo alivia la bronquitis e, incluso, ¡que la manzanilla calma los nervios y favorece el sueño! 

¿Quién tiene interés en privarnos de remedios naturales y baratos? 

Todo parece organizado para vendernos, a precios desorbitados, medicamentos artificiales que no son más que meras copias de lo que la naturaleza nos ha dejado a todos, gratuitamente, como patrimonio.
Tener salud

No hay comentarios: